La Arquitectura Empresarial y el valor que genera a las organizaciones

Cuando en conversaciones sobre tecnología en las organizaciones, se escuchan las palabras “Arquitectura Empresarial”, es comprensible que se generen preguntas relacionadas con su significado, que se perciba como un tema que puede requerir una alta inversión de tiempo y de esfuerzo de parte de la organización y que se tenga incertidumbre sobre el valor que entregará a la compañía la realización de un ejercicio de este tipo.

En este artículo, les compartimos algunos puntos que darán un poco más de claridad sobre estos aspectos relacionados con la Arquitectura Empresarial.

 

¿Qué significa Arquitectura Empresarial?

Es el conjunto de estrategias, actividades y acciones que dan a la organización las herramientas necesarias para lograr la alineación de su entorno tecnológico con el logro de las metas estratégicas de la compañía. La AE es una disciplina articuladora, actúa como interlocutora entre las diferentes áreas de negocio, para lograr el mayor aprovechamiento de la tecnología en aras de cumplir sus objetivos.

En la actualidad, se cuenta con marcos de referencia establecidos y respaldados por organizaciones reconocidas, que permiten guiar y ejecutar los ejercicios de arquitectura empresarial de forma estructurada y metódica, contemplando todas las dimensiones que deben ser consideradas como: visión y estrategia, capacidades y procesos, aplicaciones y datos e infraestructura.

Algunos de los marcos más reconocidos son TOGAF (The Open Group Architecture Framework), ZachMan, DoDAF (Department of Defense Architecture Framework).

 

¿Cómo operan los marcos de arquitectura empresarial?

En general todos los marcos de Arquitectura Empresarial para ser aplicados en las organizaciones parten de la comprensión de la visión estratégica de la organización y gradualmente avanzan en detalle para entender los procesos, las actividades, las áreas y roles relacionados, las capacidades de negocio, llegando hasta el entendimiento del ecosistema tecnológico actual que da soporte a la operación del negocio.

Luego de identificar un estado actual de procesos, capacidades y tecnología, se identifican las brechas o los puntos que requieren intervención o mejora para que sean habilitadores del logro de las metas estratégicas, y a partir de este análisis de brechas, se plantea una estado deseado o arquitectura empresarial objetivo al que se desea llegar.

Cada marco de arquitectura empresarial propone las fases, actividades y resultados propios que se obtendrán al aplicar el marco, pero en general, coinciden en estas actividades de alto nivel para lograr el resultado del ejercicio de arquitectura.

 

¿Qué valor entrega la Arquitectura Empresarial a las organizaciones?

La arquitectura empresarial aporta un importante número de beneficios a las organizaciones, tanto desde la vista estratégica como desde la vista operativa y técnica. Estos son algunos de los más relevantes:

  • Permite mejorar la alineación empresa-TI
  • Permite navegar desde la estrategia hasta la entrega de proyectos y la gestión del portafolio de productos y servicios ofrecidos
  • Habilita la gestión del gobierno corporativo y el cumplimiento de los marcos regulatorios
  • Mejora la gestión de las capacidades empresariales y de TI
  • Facilita la toma de decisiones en inversiones en TI y el desarrollo de nuevas infraestructuras y capacidades tecnológicas
  • Permite incrementar la flexibilidad de TI
  • Integra los recursos de TI en toda la organización
  • Incrementa la agilidad, la capacidad de respuesta y velocidad de comercialización
  • Habilita la integración de procesos comerciales dispersos a lo largo de la cadena de suministro
  • Facilita el intercambio de conocimientos entre TI y los profesionales de negocio.
  • Se constituye en fuente de conocimiento para la obtención de requisitos
  • Habilita el incremento de la inversión en tecnologías emergentes e innovación
  • Minimizar la superposición y la duplicación de información
  • Apoya la mejora de la comunicación top-down
  • Apoya la optimización de los costos de IT y operacionales, al identificar y proponer alternativas de uso de tecnología acordes con las necesidades e identificar los puntos de mejora en procesos, capacidades y tecnología

Es importante anotar que un ejercicio de arquitectura empresarial no tiene que ser una iniciativa que lleve años a la organización ejecutar y completar, sino que se trata de ejercicios que de forma evolutiva vayan generando valor en los aspectos que sean más relevantes para la compañía. Nuestra experiencia nos muestra que podemos generar valor en períodos de 2 meses.

Se puede partir de un diagnóstico inicial que permita identificar los puntos (capacidades, procesos, áreas) de la organización de mayor relevancia para vivir un ejercicio de arquitectura empresarial, y a partir de allí, avanzar gradualmente en la aplicación del marco de Arquitectura Empresarial elegido por la compañía.

En la actualidad, los ejercicios de arquitectura empresarial son una estrategia ganadora para las organizaciones, en cuanto que les permite afrontar de manera consciente los retos de evolucionar a nivel tecnológico y vivir procesos de transformación digital alineados con sus objetivos como compañía.